El Viernes de Dolores se vivió de manera extraordinaria en la Residencia Betsaida, donde finalmente se llevó a cabo una salida procesional muy esperada. Todo el personal y los usuarios se entregaron por completo a este proyecto, que ha sido resultado de meses de trabajo dedicados a los preparativos, el vestuario y el montaje del paso.

Las emociones estaban a flor de piel después de esta larga espera. Desde cargar el paso, acompañarlo como penitente o capataz, hasta entonar saetas al paso que se acercaba, cada momento fue memorable.

El recorrido del paso por todas las instalaciones de la Residencia Betsaida marcó el inicio de una Semana Santa intensa, llena de emoción y salidas extraordinarias para visitar iglesias y disfrutar de los sabores típicos de estas fechas, como los pestiños, hornazos y las clásicas torrijas.

Desde la Residencia Betsaida, deseamos a todos una Feliz Semana Santa llena de paz y alegría.